El pensamiento crítico debe volver a la Agenda 2030 (ODS - 4.4)

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015-2030) son una iniciativa impulsada por Naciones Unidas para desarrollar la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Abreviados como ODS (o SDG en inglés) son 17 objetivos y 169 metas. Tras un proceso de negociación que involucró a 193 estados miembros de la ONU, el 25 de septiembre de 2015 se aprobó en una reunión plenaria de la Asamblea General una Agenda que lleva por título Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el que entró en vigor el 1 de enero de 2016 y es más conocida como "Agenda 2030".

No entraremos a debatir desde un punto de vista socio-político esta agenda que conforma la gobernanza de la gran mayoría de países actualmente y cuyas aspiraciones genéricas son altamente loables. Otra cosa son los efectos de poder como contrapartida material e instrumental que se ocultan bajo la narratividad de la Agenda 2030 al igual que ocurre con la gran mayoría de los meta-relatos sociales.

En 2015 tuvo lugar el World Education Forum en Incheon, Corea, organizado por la UNESCO, UNICEF, World Bank, UNFPA, UNDP, UN Women y UNHCR. Las conclusiones se publicaron en el documento Education 2030, Incheon Declaration, Towards inclusive and equitable quality education and lifelong learning for all, que representó la culminación de un largo proceso para definir el ODS 4 (Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos) que es el que trata sobre el desarrollo para una mejor educación de la humanidad, que luego publicó la ONU. (cfr. https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/education/). En todo caso los objetivos son los mismos.

Ahí podemos leer en el preámbulo la importancia fundacional del pensamiento crítico:

"There is an urgent need for children, youth and adults to develop throughout life the flexible skills and competencies they need to live and work in a more secure, sustainable, interdependent, knowledge-based and technology-driven world. Education 2030 will ensure that all individuals acquire a solid foundation of knowledge, develop creative and critical thinking and collaborative skills, and build curiosity, courage and resilience" (p5).

A continuación ya en la explicación del objetivo 4.3 que habla de la igualdad de género en educación, encontramos otra referencia al pensamiento crítico:

"In addition to imparting job skills, tertiary education and universities play a vital role in stimulating critical and creative thinking and generating and disseminating knowledge for social, cultural, ecological and economic development. Tertiary education and universities are critical for the education of future scientists, experts and leaders. Through their research function, they play a fundamental role in creating knowledge and underpin the development of analytical and creative capacities that enable solutions to be found for local and global problems in all fields of sustainable development" (41, p15).

Finalmente en el objetivo 4.4 (By 2030, substantially increase the number of youth and adults who have relevant skills, including technical and vocational skills, for employment, decent work and entrepreneurship) conocido genéricamente como Skills for Worque es donde cobra todo el sentido el pensamiento crítico, encontramos: 

"A narrow focus on work-specific skills reduces graduates’ abilities to adapt to the fast-changing demands of the labour market. Therefore, beyond mastering work-specific skills, emphasis must be placed on developing high-level cognitive and non-cognitive/transferable skills [xxv], such as problem solving, critical thinking, creativity, teamwork, communication skills and conflict resolution, which can be used across a range of occupational fields. Moreover, learners should be provided with opportunities to update their skills continuously through lifelong learning" (48, p15).

Así pues en los años iniciales de la definición de ODS encontramos en el ODS 4 sobre educación y específicamente en el objetivo 4.4 una apuesta por el pensamiento crítico especialmente en la educación para el emprendimiento y el trabajo.

Encontraremos información de estadísticas y seguimiento de los ODS en https://en.unesco.org/gem-report/sdg-goal-4Podemos comprobar como en 2016 se habla de pensamiento crítico http://gem-report-2016.unesco.org/en/chapter/target-4-4-skills-for-work/ sin embargo ya en 2017 http://gem-report-2017.unesco.org/en/chapter/target-4-4-skills-for-work-2/ ha desaparecido toda referencia al pensamiento crítico.

Incluso en los más reciente informes The Sustainable Development Goals Report del 2019 y 2020 tampoco encontramos ninguna referencia al pensamiento crítico. Pero por si eso fuera poco, los indicadores (4.4.1) que se han propuesto para medir el objetivo 4.4 se han reducido a conocimientos informáticos básicos:

4.4.1 Proporción de jóvenes y adultos con competencias en tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), desglosada por tipo de competencia técnica 

Concretamente como vemos en los últimos informes como GLOBAL EDUCATION MONITORING REPORT Inclusion and education: ALL MEANS ALL de 2020 las pruebas dentro del indicador son: 

  1. Copy & Paste a Document
  2. Use formula in Spreadsheet
  3. Write computer program

¿Qué ha pasado con el pensamiento crítico? Ha sido reducido a unas meras capacidades funcionales básicas en TIC. Hemos pasado como vemos en los documentos de ODS del "critical thinking" al "computational thinking", aunque esta última acepción realmente no es en absoluto pensamiento sino más bien un "know how".


¿Qué ha pasado con la firme voluntad de crear una población con espíritu crítico capaz de trabajar dignamente aportando valor o emprender nuevos proyectos innovadores? ¿Es que acaso la Agenda 2030 pretende crear borregos digitales?

Si bien es verdad que a nivel mundial los problemas educacionales son extremadamente graves ya que la comprensión lectora o el conocimiento básico de matemáticas no llega a una larga parte de la población, el pensamiento crítico debe enseñarse desde párvulos hasta la edad adulta, siguiendo la tradición filosófica-pedagógica del pensamiento crítico inaugurada por John Dewey.

En la gran mayoría de estudios sobre la educación del futuro como como P21 (Partnership for 21st Century Skills), Common Core State Standards Initiative, SCANS (Secretary's Commission on Achieving Necessary Skills), A Nation at Risk, World Economic ForumAmerican Association of College and Universities, ISTE Educational Technology StandardsEducation for Life and Work: Developing Transferable Knowledge and Skills in the 21st Century de la National Research Council of National Academies, sin lugar a dudas, el pensamiento crítico es una habilidad necesaria para todos. EEUU es el líder en la promoción del pensamiento crítico. Sin haber conseguido aplicarlo de una manera generalizada a la población, por las resistencias políticas obvias, es muy importante en círculos intelectuales educativos y ha conseguido su adopción en el mundo empresarial.

La gran preocupación que existe por el pensamiento crítico en EEUU no tiene su contrapartida en Europa donde se ejerce la crítica sistemática al pensamiento crítico. La consecuencia es que nuestras escuelas y universidades se pueblan de adoctrinamiento profundo sin una línea clara de pensamiento útil fuera de la inmanejable filosofía, para quienes deseen salirse de la media, de las narraciones oficiales de los nuevos Pravda. Parece como solo apoyamos els "espíritu crítico", ¿pero que es un espíritu sin herramientas? Nada. Un brindis al sol. En latinoamérica por proximidad con Estados Unidos se tiene más conciencia del pensamiento crítico que en Europa. Esa es la difícil coyuntura que tenemos en Europa. Somos víctimas de nuestra falta de pragmatismo y de nuestro conservadurismo obsoleto. Tenemos que desarrollar nuestro camino al pensamiento crítico.

En todo caso, si no se vuelve a integrar el pensamiento crítico en la Agenda 2030, ya sabemos que futuro nos depara: la servidumbre digital. 

El pensamiento crítico debe volver a la Agenda 2030 (ODS - 4.4) El pensamiento crítico debe volver a la Agenda 2030 (ODS - 4.4) Reviewed by Rais Busom on septiembre 03, 2021 Rating: 5

2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.