Negroponte estaba equivocado. La digitalidad explicada a los jóvenes - Rais Busom Thinking Lab

Rais Busom Thinking Lab

BLOG DE PENSAMIENTO DIGITAL: ONTOLOGÍA, SOCIEDAD DIGITAL, BLOCKCHAIN, INNOVACIÓN, PERSONAS Y ROBOTS

Post Top Ad

Hace algunos años, cuando se inició la revolución de Internet, Nicholas Negroponte, entonces Director del MediaLab del MIT, nos recordaba en su libro Being Digital (1995) como el mundo se había transformado pasando de los átomos a los bits: 

"la tranformación de atómos a bits es irrevocable e imparable" (p18). 

Fue una gran metáfora, que nos ayudó a todos a entender, que estábamos pasando de una época analógica a una digital. Y tenía todo el sentido. Nuestra vida había cambiado al pasar de unas cintas de vídeo VHS al DVD o al streaming. De unos discos de vinilo secuenciales, cuyas canciones se sucedían unas a otras, a unos CD de música, donde podíamos ir a la canción que queríamos, o incluso al segundo exacto. Mientras la señal de sonido analógica era una curva continua, la digital estaba formada por pequeñas muestras, de fragmentos encadenados. ¿Pero que pasaría si Negroponte estuviera equivocado? ¿Si átomos y bits no fueran cosas distintas?

El físico John Archibald Wheeler, conocido por haber inventado palabras como "agujero negro" o "agujero de gusano", tan populares hoy en día, fue uno de los primeros pancomputacionistas, -a saber, teóricos que piensan que todo es información computable-, al establecer una relación entre la Teoría de la Información y la física, con su concepto de "it from bit"

"cada eso -cada partícula, cada campo de fuerza, incluso el continuo espaciotemporal en sí mismo - deriva su función, su significado, su existencia misma por completo, -incluso en algunos contextos indirectamente-, del aparato de respuestas obtenidas a las preguntas de sí o no, elecciones binarias, bits", ("Information, physics, quantum: The search for links", en Zurek, Wojciech Hubert. Complexity, Entropy, and the Physics of Information. Redwood City, California: Addison-Wesley, 1990, p310).

La información se encuentra en el núcleo de la física, y cada "eso", ya sea una partícula o un campo, deriva su existencia de observaciones y descripciones como bits. Por tanto, si los átomos y los bits son lo mismo, huelga decir que Negroponte se equivocó. Y lo hizo, porqué muchos de los que ayudaron a impulsar el desarrollo de Internet fueron, en realidad, unos digitalistas ingenuos. 

Hoy empezamos a entender, que toda la realidad es informacional y el Universo donde vivimos, es una computación. Si no es la última verdad, al menos, es el paradigma conceptual con el que podemos entender la realidad última, desde la sociedad actual.

"en resumen, todas las cosas físicas son de origen informacional y este es un universo participativo", (op cit, 311).

Después de Wheeler, Rudy Rucker (Mind Tools), Stephen Wolfram (A New Kind of Science) y Edward Fredkin (Digital Mechanics), entre muchos, han seguido evolucionando la concepción de una realidad digital a través de la física.

Hemos llegado a pensar que lo digital era lo suplementario de la realidad, una realidad virtual, construida por la tecnología humana, pero no es cierto, es justo al revés, la tecnología y la ciencia actuales nos están permitiendo reconocer la auténtica realidad de la naturaleza. Toda la realidad es digital, cuando pensábamos, que era analógica era por la insuficiencia e ineficiencia de la antigua tecnología, por nuestra incapacidad para medir, que no nos permitía conocer como es auténticamente lo real. La realidad son datos, bits, qbits, no objetos. No existe dualidad entre lo real y lo virtual, todo es digital a diversos niveles.

A esa realidad, que es información, la llamamos digitalidad y esa información la gestiona sólo la inteligencia, una inteligencia cósmica, que es la que permite que el Universo haya evolucionado hacia estructuras cada vez más complejas, desde las estrellas a las sociedades humanas, mediante el aprovechamiento de energía, luchando contra la entropía.

Lo que si tenemos que agradecer a Negroponte, fue su inquebrantable optimismo y su contagiable entusiasmo, sin los cuales, hoy en día, muchos no se habrían digitalizado:

"los bits que controlan ese mundo digital están cada vez más en manos de los jóvenes. Nada podrá hacerme más feliz", (op cit, p273).

A mi también.



Todas las entradas de Digitalidad, Sistema de Filosofía Digital

  1. Introducción a la digitalidad: Sistema de Filosofía Digital (I)
  2. ¿Es real la digitalidad?: Sistema de Filosofía Digital (II)
  3. La super-realidad: Sistema de Filosofía Digital (III)
  4. Ontología y super-ontología: Sistema de Filosofía Digital (IV) 
  5. Interacciones ontológicas: Sistema de Filosofía Digital (V)
  6. Inteligencia ubicua: Sistema de Filosofía Digital (VI)
  7. La evolución de la inteligencia cósmica: Sistema de Filosofía Digital (VII)
  8. Panteísmo Digital e Inteligencia Generativa: Sistema de Filosofía Digital (VIII)

Post Bottom Ad

Pages